El Estrés oxidativo y la Hipertensión

La hipertensión es el factor más importante para el riesgo cardiovascular en todo el mundo, ella es responsable de la mitad de casos en la prevalencia de la enfermedad coronaria y de aproximadamente dos tercios de los casos de enfermedad cerebrovascular. Mientras que una multitud de factores genéticos y ambientales contribuyen a esta compleja enfermedad, el exceso de las especies reactivas de oxígeno, así como los radicales libres han surgido como un factor responsable en la aparición o empeoramiento de la hipertensión.

Numerosos estudios han demostrado que el estrés oxidativo es uno de los principales factores en el envejecimiento y el desarrollo de los trastornos relacionados con la edad, incluyendo enfermedades cardiovasculares. Para el sistema Circulatorio, la modificación oxidativa de proteínas, lípidos y ácidos nucleicos en las paredes vasculares contribuye al origen de la enfermedad cardiovascular. El estrés oxidativo ocurre cuando la producción de especies reactivas de oxígeno y las moléculas llamadas radicales libres, supera la capacidad de protección de las defensas antioxidantes que posee nuestro organismo, esto implica que el consumo o el uso terapéutico de los antioxidantes podrían prevenir la aparición de dichos trastornos patológicos. Debido a esto, un número de estudios se han llevado a cabo para abordar la cuestión de si las enfermedades cardiovasculares pueden ser moduladas por el tratamiento o el consumo de antioxidantes.

En la actualidad, el estrés oxidativo aparece como una de las varias alteraciones metabólicas descritas en la hipertensión arterial esencial. Se ha demostrado que está implicado tanto en la disfunción endotelial como en la hipertrofia de las células musculares lisas vasculares, con fuertes evidencias de que un trastorno en la vasodilatación dependiente del endotelio pueda ser el fenómeno primario. Las células endoteliales producen y liberan sustancias vasodilatadoras y vasoconstrictoras. Entre las vasodilatadoras figuran el óxido nítrico (•NO), el factor hiperpolarizante derivado del endotelio (EDHF) y la prostaciclina. Entre las vasoconstrictoras están las endotelinas y el tromboxano A2. La producción reducida De •NO o su baja biodisponibilidad conduce a una vasoconstricción y por consiguiente al incremento de la resistencia Vascular periférica lo que conduce a la Hipertensión. La baja biodisponibilidad del •NO ha sido relacionada con el aumento en la producción de ERO (especies reactivas de oxígeno). Otros estudios sugieren que el incremento de las ERO puede estimular la hipertrofia e hiperplasia de las células musculares lisas vasculares

Los estudios en animales han demostrado el desarrollo de la hipertensión cuando existe un aumento en el estrés oxidativo así como una alteración de la vasodilatación, por el contrario: el suministro de agentes antioxidantes reducía las cifras tensionales en ese grupo de animales. En estos estudios experimentales se incluyeron modelos para los diferentes tipos de hipertensión según su etiología: (de origen reno-vascular, por obesidad, dependiente de la sal, esencial, etc) Los resultados de los estudios sugieren que independientemente de la etiología, el exceso de oxidación es un factor común en la patogénesis y la morbilidad de la hipertensión.

Además de las evidencias generadas por las investigaciones, existe un conjunto significativo de datos epidemiológicos y de ensayos clínicos que demuestran que las dietas que contienen concentraciones significativas de antioxidantes naturales parecen reducir la presión arterial y el riesgo cardiovascular. En humanos, los ensayos clínicos aleatorios que han empleado las intervenciones dietéticas no farmacológicas haciendo hincapié en frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos fuentes de antioxidantes han demostrado la reducción de las cifras tensionales en pacientes hipertensos, emergiendo entonces como una estrategia adecuada para reducir la morbilidad y mortalidad cardiovascular. Lamentablemente, el agitado ritmo de vida diario no permite que las dietas saludables estén al alcance de todos, por esta razón el consumo de un suplemento nutricional con alto poder antioxidante se hace necesario para prevención o mejoría de la Hipertensión Arterial.