El estrés Oxidativo y la Diabetes

La Diabetes, una enfermedad de muchas complicaciones

La diabetes mellitus es un trastorno metabólico de carácter crónico, que se caracteriza una concentración anormal de glucosa elevada en sangre. Las causas de estos altos niveles, conocidos como hiperglucemia, son por una deficiencia en la secreción de insulina (la hormona secretada por el páncreas que es la “llave” que permite la entrada de la glucosa a todas las células del organismo) o porque las células sean resistentes a la acción de esta. La Diabetes que corresponde al primer tipo, es decir: aquella en donde no hay secreción de insulina, se le conoce como Diabetes tipo I, mientras que a la segunda, en la que hay insulina en nuestro organismo pero esta no funciona correctamente, se le conoce como Diabetes tipo II.

Por sus consecuencias, la Diabetes se sitúa como una de las principales causas de morbi-mortalidad de las sociedades desarrolladas o en vías de desarrollo. Afecta a gran número de personas, con un aumento acelerado de la prevalencia de la Diabetes tipo I y realmente “explosivo” de la tipo II; La Organización Mundial de la Salud (OMS) relaciona esto último, con el crecimiento y envejecimiento de la población, el incremento de la obesidad, los hábitos erróneos de la alimentación y modos de vida sedentarios. Todo esto implica un problema personal y de salud pública de enormes proporciones. Algunos estudios realizados por epidemiólogos han descritos que tanto la Diabetes tipo I como la II son patologías complicadas y desventajosas con respecto a sus complicaciones tardías, ya que los pacientes diabéticos en comparación a otros presentan 25 veces más posibilidades de quedarse ciegos, 20 veces más de tener problemas renales, así como riesgo de sufrir amputaciones por gangrena y de 2 a 6 veces más de desarrollar enfermedades coronarias y daños isquémicos en el cerebro.

Exceso de oxidación y Diabetes

El estrés oxidativo se ha implicado en la patogénesis de la Diabetes Mellitus. El aumento de los radicales libres empeora la acción de la insulina a nivel periférico, y contribuye a la disfunción de la célula beta del páncreas (las Células que producen la insulina) además el estrés oxidativo está involucrado en el desarrollo de las complicaciones crónicas de la Diabetes.

En los pacientes diabéticos existe un desequilibrio entre los mecanismos antioxidantes y oxidantes. Se ha demostrado una disminución de los niveles plasmáticos de enzimas antioxidantes. Por otro lado, existe evidencia de un aumento de la oxidación de las grasas mediada por radicales libres en estos enfermos. Los antioxidantes de la dieta juegan un papel importante en la defensa frente al envejecimiento y frente a las enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, el cáncer y la enfermedad cardiovascular. Estas sustancias inactivan los radicales libres implicados en el estrés oxidativo e impiden su propagación. La suplementación con antioxidantes naturales podría tener un efecto beneficioso por mejorar la morbimortalidad de los pacientes diabéticos, de tal forma que podrían prevenir y retrasar el desarrollo de las complicaciones crónicas de la diabetes.